miércoles, 8 de abril de 2015

La Infanta Martina


Asomada a mi ventana, veo a mi vecina la Infanta Martina
sentada en un banco del parque tomando el sol en bañador .

Baja como una hormiga haciendo sentadillas,
alta como un pino pesa menos que un chumino,
mal proporcionada,que tiene más cara que espalda.
Delgada como un palillo que me la como si la pillo.

Jovencísima, (20 -30) .
Rizado y largo su pelo, como un camino de pepinos,
rubia como un limón .
De frente amplia y lisa como una pizza del Domino's.
Es redonda y bronceada, su cara.
Orejas pequeñas y de soplillo.

Bajo sus cejas alargadas destacan unos ojos de sapo preciosos.
Recta aguileña como la de un águila sin su dueña su nariz se empeña.
De labios rojos y grandes como la sangre.
“Cuando la sonrisa aparta sus labios rojos  se le ven unos dientes preciosos”
Es  barbilampiña (sin barba)
y tiene los brazos largos y  finos como las hojas de un pino.

Agradable, simpática,  alegre y divertida como una fiesta,
callada como un cementerio,
trabajadora como una abeja,
perezosa como un oso, a veces,
inteligente, presumida,, ordenada, en otras ocasiones.
Dócil,impulsiva, observadora, rumbosa, sincera, responsable.

De vestimenta formal: con tacones, traje largo y rosa.
Yo me lo paso muy bien cuando juego con mi vecina la infanta Martina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Entradas populares

Aprende mirando

Loading...