miércoles, 23 de abril de 2014

Un 23 de abril especial.

No sé cómo empezar... no sé cómo explicarlo... pero pasó.
La noche anterior inauguraban la biblioteca del barrio, yo no pensaba ir -ya que a mi eso de las bibliotecas no es que me guste mucho- pero claro, Carmen mandó unos ejercicios y claro había que ir para buscar la información sobre el corazón. Quedé con Lorena en la esquina del instituto como siempre y muy decididas pusimos rumbo a la biblioteca.
Allí estuvimos muy bien, no buscamos mucha información  pero pasamos un buen rato. Ya era muy tarde y ya habían inaugurado la biblioteca, estaba muy bien, era muy grande, con bastantes libros.
Ya era tarde Lorena ya estaba harta, así que decidimos irnos y hacerlo otro día. Pero algo raro sucedió porque las puertas no se abrían así que decidimos esperar y nos comimos unos bocadillos de chorizo que Alina nos había preparado con todo su amor un rato antes.
De repente un libro le cayó en la cabeza a Lorena y cuando nos quisimos dar cuenta todos los libros estaban tirados por el suelo y uno en especial empezó a HABLAR!!
Asustadas empezamos a tirar cosas al libro pero no se callaba así que nos acercamos lentamente y el libro se iluminó. Lorena y yo nos miramos y el libro empezó a leernos una historia, al principio no la entendíamos ya que no es lo nuestro leer pero nos dimos cuenta de que nos estaba leyendo "El Principito". De repente otro  libro empezó a leerse él mismo: era el Quijote.
Nosotras ya no sabíamos qué hacer porque todos los libros empezaron a leerse como locos y claro nosotras queríamos salir de allí YA¡¡¡ y cuando nos dimos la vuelta había un libro especialmente mas grueso e iluminado cuando nos acercamos a ver cual era nos dimos cuanta que eramos nosotras que era nuestra historia lo que nos había pasado ¡HASTA LO  DEL BOCADILLO DE CHORIZO!
Todo era muy raro, nos despertamos en la biblioteca, todo estaba en su sitio, decidimos olvidarlo y marcharnos al insti que si no Carmen nos ponía retraso.
Pero lo que nadie sabia es que entre esos libros había uno en especial uno llamado el 23 de abril , uno que contaba nuestra historia.
No se si era un sueño, no se si fue verdad, lo que se es que lorena y yo no volvimos a hablar de ese dia, pero ese día si que volvió a hablar de nosotras porque nuestra pequeña historia iba a estar siempre en una biblioteca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Entradas populares

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.